“La familia de Deysi fue terriblemente afectada por la pandemia. Su centro de Compasión intervino proveyéndole entrenamiento para maximizar y usar sus habilidades en repostería, y así generar un ingreso para ella y su familia.”

En el 2007, a los 8 años, Deysi fue inscrita en el programa de patrocinio de Compasión. Al provenir de un hogar cristiano, se adaptó rápidamente a su nuevo centro. Sus días estaban llenos de lecciones sobre Dios, muchas actividades divertidas y oportunidades para aprender nuevas habilidades, como la repostería.

Web Version CC PE038000149 01 2103

 

“Siempre me ha gustado la repostería. Cuando era más pequeña, era la asistente de mi mamá en casa,” dice Deysi, quien a hora tiene 20 años. “Pero, tenía ganas de aprender más. Lo único que podía hacer antes era sólo un queque de vainilla básico.”

 

Web Version CC PE038000149 05 2103

 

Desde hace mucho tiempo, los centros de Compasión han estado brindado a jóvenes como Deysi oportunidades para desarrollar diferentes habilidades. “La idea es ayudar a nuestros jóvenes a generar ingresos por ellos mismos y así no dependan siempre de sus padres,” dice Héctor, el director del centro.  

Web Version CC PE038000149 07 2103

 

Gracias a esta ayuda, Deysi tomó un curso de computación y también fue matriculada en clases de repostería, donde realmente mejoró sus habilidades y alcanzó otro nivel.

 

Web Version CC PE038000149 04 2103

“Aprendí muchas cosas nuevas. Después de terminar el curso, ¡fue una bonita sorpresa cuando gané un concurso! Hubo jueces evaluando la presentación y el sabor de nuestros postres, ¡estaba nerviosa!,” dice Deysi. “Empecé a recibir pedidos de mucha gente, especialmente de alumnos que iban a tener fiestas de graduación.”

 

Desafortunadamente, las restricciones de la pandemia causaron que el número de clientes disminuya. “Me dio miedo. Había estado ahorrando para mis estudios y ayudando a mi familia con algunos gastos. Mi papá ya no estaba trabajando y nos afectó terriblemente,” dice Deysi.

Web Version CC PE038000149 08 2103

 

Una vez más, el centro intervino dándole a Deysi acceso a internet para tomar un curso de emprendimiento digital. Ella aprendió sobre la psicología de colores y el servicio eficaz al cliente, y también a crear un calendario de contenidos.

 

Web Version CC PE038000149 09 2103

 

Las cosas empezaron a cambiar, y los pasteles de Deysi se comenzaron a vender otra vez. “Se está corriendo la voz. Una vez tuve que preparar 28 tortas. ¡Mi mamá tuvo que ayudarme! También tengo nuevos clientes gracias a la página que creé,” dice Deysi con una gran sonrisa.

 

Web Version CC PE038000149 11 2103  Web Version CC PE038000149 12 2103

 

“Mi meta es tener mi propia pastelería algún día y estudiar nutrición en la universidad. Mi familia y yo estamos muy agradecidos por todo lo que el centro hace por nosotros. Mi papá ahora trabaja pintando carros con mi tío. Les voy a ayudar a crear una página para su negocio. Hemos estado orando por la protección de Dios, su provisión y para que nos ayude a sobrellevar esta situación,” dice Deysi. “Dios siempre ha estado ahí para ayudarnos.”

 

Web Version CC PE038000149 02 2103

 

  “Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”
Filipenses 4:19.