“El acceso a Internet con propósitos educativos era la necesidad más significativa para los beneficiarios de esta zona. Compassion intervino, apoyando al centro en adquirir una antena de internet para la comunidad, y ayudando así a los niños a continuar su educación en casa.”

 La educación a distancia, impuesta por las restricciones de la pandemia, se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para muchas comunidades. En medio de una economía menguada por el impacto del Covid 19, los padres tuvieron que afrontar un nuevo gasto: la compra de datos para sus teléfonos móviles, de modo que sus hijos tuvieran acceso a sus clases por internet. Pero esto es caro y difícil, en especial si tienes varios hijos:


CC PE066100032 01 2010

 

“Mis datos sólo duran como 5 días. A veces no podemos conectarnos inclusive con datos porque la señal es terrible por acá,” dice Ana, madre de Romina de 7 años, y de Santiago de 5. “Mi hija se ha sentido fastidiada y ha llorado muchas veces, diciendo que ya no puede. Yo hago lo que puedo para ayudarla, pero no es lo mismo que tener clases presenciales con sus profesores. Es frustrante. Como madre, es doloroso ver a tus hijos sufrir así. Me hace sentir impotente”.

 

CC PE066100032 02 2010

 

Afortunadamente, Romina fue inscrita en el Programa de Patrocinio de Compasión. Desde que la pandemia empezó, el centro ha sido una fuente de aliento y esperanza, no sólo para ella y su familia, sino para los 425 niños y sus familias a quienes sirven en el norte de Perú.

 

Hicimos una encuesta con todas las familias para saber cómo podemos servir mejor a nuestros niños durante este tiempo de crisis. Ya habíamos estado haciendo seguimiento con ellos, distribuyendo alimentos y kits de higiene. Los resultados de la encuesta nos sorprendieron. La educación y el aprendizaje a distancia se habían convertido en el problema más grande en nuestra comunidad,” dice el Pastor Luis.

 

CC PE066100032 06 2010  

 El comprar paquetes de datos para todos no era factible. Después de algunas conversaciones y tiempos de oración, empezaron a soñar con instalar su propia antena de internet. “No sabíamos lo que iba a suceder con nuestra propuesta. Sabíamos que era costoso, pero nunca perdimos la esperanza y confiamos en Dios y en Compasión,” dice el Pastor Luis. “Ellos siempre han velado por el bienestar de nuestros niños y nuestra comunidad.”

 

Pasaron un par de meses, y el Pastor Luis recibió una llamada: su pedido había sido aprobado. “Mi corazón se llenó de gratitud. Primero se lo conté a mi esposa. Ella es la directora del centro y ama el ministerio con niños. Estuvimos muy emocionados. Nos abrazamos y le dimos gracias al Señor. No podía esperar a contarle a toda la iglesia.”

 

 La visión del centro es: Preparar a los niños para un futuro mejor’. “El tener internet en estos días es indispensable para el desarrollo de los niños y los jóvenes en todas sus actividades,” explica el Pastor Luis.

 

 

“Estamos muy agradecidos por la oportunidad de ver suceder esto en nuestra ciudad. Es un sueño hecho realidad. Creemos en compartir el mensaje del evangelio con palabras y con acciones. Esa siempre ha sido nuestra oración. Todos nuestros 426 niños recibirán el servicio de internet gratuitamente.”

 

CC PE066100032 13 2010

 

Las autoridades y el alcalde de la ciudad se enteraron de la labor que viene haciendo la iglesia a favor de los niños, y “nos ofrecieron ayuda en acelerar los trámites burocráticos y permisos que necesitamos para operar la nueva antena. También estaremos uniendo esfuerzos para diferentes proyectos en el futuro,” sonríe el Pastor Luis. “Queremos seguir trabajando en línea con la visión de Compasión, liberar a los niños de la pobreza en el nombre de Jesús, para darles una mejor calidad de vida.”

 

 “Estaremos ofreciendo el servicio de internet a un buen precio a todos en la comunidad, lo cual es menos de lo que normalmente pagarían a otra empresa. Con eso, cubriremos el costo de mantenimiento y diferentes gastos para operar la antena,” explica el Pastor Luis. “También estamos emocionados porque a partir de ahora las familias podrán conectarse para escuchar la Palabra de Dios. Muchos se perdían las reuniones y devocionales porque no tenían WIFI”.

 

CC PE066100032 05 2010

 

Las buenas noticias trajeron gran entusiasmo a toda la ciudad. Niños como Romina ahora tienen una conexión fiable para seguir estudiando desde casa.

 “Mi hija tuvo un examen con su profesora ayer por video llamada, y aprobó. ¡Estaba muy feliz! El tener a mis hijos en el centro de Compasión es una gran bendición. Veo cómo guían a nuestros hijos espiritualmente, y les muestran el camino que deben seguir,” dice Ana. “Sabemos también que detrás de todo esto hay muchas personas ayudando y dando, y quiero que todos sepan que lo que el centro hace por nosotros no es en vano; ¡gracias!”

 

 CC PE066100032 04 2010

 “Sed benignos los unos con los otros, y misericordiosos”.
Efesios 4:32
.