“Hace unos meses la madre de Melva fue diagnosticada con cáncer, mientras que su padre perdió el trabajo debido a la pandemia. El cuidado y el apoyo continuo del programa de Compassion aligeran su carga durante esta temporada desafiante.” 
 

Melva, de catorce años, se levanta temprano y hace su mejor esfuerzo para ayudar con paciencia a sus hermanos en lo que necesitan. Busca su Biblia entre sus libros escolares y se sienta en el jardín para leer su versículo Bíblico favorito: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. “Si pongo mi confianza en Jesús, creo que puedo hacerlo. Él está con nosotros,” dice una llorosa Melva. Este tiempo ha sido muy desafiante para la adolescente.

 

CC PE053800177 05 2006

 

Melva es la hermana mayor y desde que comenzaron las restricciones por el Covid-19, con el apoyo de su tía Dorila, cuida de sus dos hermanos menores y de su madre Basilia, quien recientemente ha sido diagnosticada con cáncer.

 

Su padre Roger, quien trabaja en lo que puede, sale a las cinco de la mañana, y regresa a casa a eso de las cinco de la tarde cada día. “Si no salgo a buscar trabajo, no puedo comprar medicinas para mi esposa ni alimentar a mis hijos. No es fácil,” dice.

 

Hace casi siete años que Melva sus dos hermanos fueron inscritos en el programa de patrocinio de Compassion. Su tía Dorila todavía recuerda ese día. “El pastor nos dijo acerca de Compassion en una gran reunión. Dijo que son buenas personas, que tienen buen corazón y que iban a ayudar a nuestros niños”, dice.

 

CC PE053800177 07 2006

 

Roger ya había usado sus pequeños ahorros para pagar la atención médica de su esposa. Apenas tenían dinero cuando comenzó la epidemia del Covid-19. “Esto nos ha afectado terriblemente. Por lo general trabajamos en los campos y no sabíamos qué hacer con todos los gastos que ya teníamos”, dice. “Ha sido lento y difícil, pero el proyecto de Compassion continúa siendo una gran bendición para nosotros. Nos dan comida, nos animan y oran por nosotros todo el tiempo.”

 

Los voluntarios del proyecto de Compassion han estado distribuyendo canastas de comida a cientos de familias desde que comenzó la pandemia, lo que ha sido una tremenda bendición y hace más ligera la carga para la familia de Melva. Su tutora la llama con frecuencia y oran juntas. La situación en casa a veces los agota, pero saben que no tienen que atravesar esto solos.

 

CC PE053800177 10 2006

 

Siempre le digo al pastor que son el único pilar y soporte de nuestra familia, son buenas personas. Gracias a los padrinos de mis hijos, todavía tenemos algo que comer en casa y si los chicos usan ropas nuevas, es por ellos también. Siempre miramos sus fotos y estamos muy agradecidos por ellos,” dice Roger.

 

“Me siento muy afortunada de ser parte del proyecto de Compassion. A veces estar en casa es asfixiante y realmente me gusta cuando mi tutora me llama pare ver cómo estamos,” dice Melva. “También me gusta tener padrinos con los que puedo contar y que piensan en mí, nos ayudan tanto a mí y a mi familia, y oran por nosotros.”

 

New folder

  

 “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia; a fin de que, teniendo siempre toda suficiencia en todas las cosas, abundéis para toda buena obra”.

2 Corintios 9:8