“Estefany aprendió de tener una buena higiene en su proyecto de Compassion; su práctica constante de estas lecciones en casa la está manteniendo a ella y a su familia a salvo y protegidos durante la pandemia”

Se pueden oler las lentejas en la cocina y el arroz ya está medio hecho. Estefany, de 10 años, ayuda a su mamá Kary Saldívar a cocinar, a mover la comida y a poner la mesa para que su familia pueda almorzar. “No te olvides de lavarte las manos como te enseñaron en el proyecto. Mira el cartel si necesitas recordar los pasos, ¿está bien?” dice Katy. El hábito de lavarse las manos nunca ha sido tan importante en esta casa- una lección aprendida en el proyecto de Compassion.

 

CC PE010600938 02 2005 CC PE010600938 03 2005

 

Estefany y su familia de cinco personas viven en Jicamarca, una de las áreas más pobres del país. Las familias usan silos en vez de baños, y no tienen acceso al agua potable ni al alcantarillado; estas condiciones de vida los ponen en alto riesgo constantemente. Como un oasis en el desierto, el Centro Estudiantil Elim ha estado sirviendo a 104 niños y sus familias en esta comunidad por unos 4 años.

CC PE010600938 01 2005

 

Aunque nadie pudo predecir esta pandemia, la directora de proyecto Yolana Ladera se siente consolada y muy agradecida de que los niños hayan sido educados en una higiene apropiada durante todos estos años y ahora están más preparados para afrontar esta crisis del Covid-19. “Estamos dando seguimiento a todos nuestros niños y reforzando estas prácticas en sus hogares. También hemos distribuido alcohol en gel, toallas de papel, jabón líquido, mascarillas, botellas de agua, yogurt, y leche con vitaminas para los niños”, dice.

 

  CC PE010600938 06 2005  CC PE010600938 05 2005  

 

La higiene ha sido siempre una alta prioridad en cada proyecto de Compassion en todo el Perú. Kathy y Estefany han colgado el cartel que recibieron durante una de las sesiones de entrenamiento en el centro, cerca del único caño que hay en su casa. Eso les da instrucciones sobre cómo lavarse las manos apropiadamente. Estefany llena su balde y su tinita naranja y les enseña a sus hermanos menores exactamente como a ella le han enseñado. “Debemos tener una buena higiene, y refregar nuestras manos con jabón por 20 segundos”, sonríe mientras se alista para el almuerzo.

 

 A diferencia de la mayoría de los niños de 10 años, la comida favorita de Estefany es la ensalada y los vegetales. Desafortunadamente, ha sido difícil para la familia conseguir verduras porque los mercados son un lugar donde se pueden esparcir los virus y las enfermedades con facilidad. La dulce Estefany lo comprende así. “Extraño comer cebollas, zanahorias y tomates como lo hacía en el proyecto. No es solamente lavarnos las manos, mi tutora dice que también tenemos que quedarnos en casa para estar seguros del virus y no quiero que mi mamá se contagie por salir de la casa”.

 CC PE010600938 08 2005  CC PE010600938 12 2005

 A pesar de todos los desafíos que esta familia enfrenta, todavía no han perdido la capacidad de sonreír. Sus corazones están llenos de gratitud a Dios y al proyecto por ayudarlos siempre. La ayuda de Compassion les está permitiendo seguir adelante en este tiempo. “Nos ayudan muchísimo. Siempre nos están cuidando; nos llaman, nos dan alimentos, agua limpia y productos de higiene. Estoy muy agradecida” dice Katy.

 

000j

 “Tú eres mi refugio; tú me protegerás del peligro y me rodearás con cánticos de liberación.”

Salmos 32:7