Todas las mañanas, Rosa Albarracín, nutricionista licenciada y graduada del programa de Compassion, se levanta muy temprano y se pone su uniforme, guantes y máscara. Revisa con cuidado que lleva su desinfectante en el bolso y, a pesar de la pandemia, sale a trabajar. Rosa pertenece al equipo de Ministerio de Salud que monitorea a los pacientes que han dado negativo a la prueba del COVID-19.

 

Su trabajo consiste en llamar a todas las personas de una larga lista, brindarles seguimiento, asegurarse de que no presenten síntomas y de que cumplan con todas las disposiciones de aislamiento para reducir la propagación del virus.

 

“Muchos de mis pacientes tienen miedo. Se siente bien poder ayudarles a guardar la calma y no caer en la desesperación”, expresa Rosa

 

Cuando recién llegó el virus al Perú, ella visitaba las comunidades con su equipo para vacunar y educar a los mayores de 60 años, quienes pertenecen a la población más vulnerable ante la nueva enfermedad. Ella dice que fue una experiencia emocionante y conmovedora; aunque tenía que caminar por horas bajo el fuerte sol del verano cargando su cooler con las vacunas, la gratitud que recibía hacía que su trabajo valiera la pena.

 

 “Extraño estar afuera con la gente”, dice.

 

Cuando la cuarentena pase, Rosa planea retomar su vida como todos. Ella divide su tiempo trabajando alternadamente para poder cuidar a su familia. Además de sus padres, ella vive con su abuelita, que está en silla de ruedas y con una tía que padece de una discapacidad mental.

Pero, a pesar de su horario complicado, siempre se las ingenia para seguir sirviendo como voluntaria en el Centro de Desarrollo Infantil de Compassion, apoyando en un taller o capacitación.

 

 
“Estoy agradecida de poder ayudar a la gente, es mi vocación- dice Rosa- Siempre doy la milla extra y hago las cosas con excelencia, tal y como lo hicieron conmigo todas las personas que llegaron a mi vida cuando era joven. Compassion sigue siendo parte de mí y yo sigo siendo parte de Compassion. Si no fuera por Compassion y sus patrocinadores, no estaría haciendo lo que hago ahora. Ahora puedo ver el fruto de todo el entrenamiento recibido, y estoy marcando la diferencia”.

 

 

CC PE AlumniQuarantineHeroes 04 2004

No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.
Gálatas 6:9